25 Noviembre: Rueda de Santa Catalina

SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA

Según una leyenda muy tardía, documentada a partir del siglo VI, Santa Catalina de Alejandría es una de las pocas santas mártires presentada como culta e intelectual, llegando a ser protectora de filósofos y teólogos, y proclamada patrona de la universidad de París. Nacida en Alejandría, fue una joven rica, bella e independiente, dedicada al cultivo de las artes liberales, destacando en lógica, matemáticas y astronomía y participando en debates filosóficos.

Santa Catalina astrónoma

Sufrió martirio a manos de los paganos, hecho que se supone ocurrido en la Alejandría de finales del siglo III. Poco más de un siglo después, con la Iglesia ya instalada en el poder, una digna encarnación de Catalina, la sabia Hipacia (<27 junio), correría la misma suerte, pero esta vez los verdugos fueron los cristianos. Para algunos, Hipacia fue el modelo que sirvió para crear a Santa Catalina, en este caso la rueda giratoria estaría basada en las investigaciones que llevó a cabo para perfeccionar el astrolabio.

Mucho más tarde, hacia el siglo XIV, a Santa Catalina incluso le añadieron una experiencia de matrimonio místico, se desposó con Cristo, quien le puso un anillo en el dedo, otra manera de decir que alcanzó la sabiduría trascendente, o usando términos místicos, consiguió la unión del alma con Dios. Para rebajar este lenguaje amoroso de sus connotaciones eróticas, se supuso que Cristo se presentó como Niño Jesús, púdica costumbre seguida por muchas otras monjas en sus bodas místicas como esposas de Cristo (<19 abril).

Rueda de Santa Catalina

 ● Se la representa como princesa real junto al instrumento de su tortura, la «Rueda de Santa Catalina»: una rueda con cuchillas, o siendo más exactos: cuatro ruedas con cuchillas aserradas, de las cuales un par giraban en un sentido y las otras dos en el contrario, todas a gran velocidad. Pero Catalina consiguió que las ruedas dentadas se rompieran milagrosamente y hubo de ser decapitada para alcanzar el martirio, de la herida no salió sangre sino leche, tradicional alimento para adquirir conocimiento espiritual.

Ruedas celestes

El tema de la «Rueda catalina» procede de una imagen cósmica helenística que representaba a la Gran Diosa sobre la esfera universal, en la que estaban marcados cuatro círculos: el par horizontal eran los círculos ecuatorial y eclíptico, y el par vertical los coluros solsticial y equinoccial, todos con sus grados marcados, reinterpretados como puntas de cuchilla, conjunto que sus ángeles o poderes celestes destruyen, para indicar que Ella con su sabiduría se encuentra más allá de las condiciones mundanas. En otras palabras, ella trasciende a la Rueda del Destino, pues no depende de los caprichos de la suerte, ella misma es detentadora de la Fortuna. En los iconos sólo se suelen representar dos ruedas perpendiculares entre sí.

En algunos lugares, Santa Catalina sustituyó a previos cultos de la Diosa de la Sabiduria, en especial de la Elocuencia. La palabra griega Aikatharina, pasó al latín como Katharina, asimilada a katharós, «pura, limpia», un epíteto de la Diosa. En muchos iconos porta la triple aureola: blanca como virgen, verde como doctora y roja como mártir.

● Tras su martirio, el cuerpo fue llevado por los ángeles al monte Sinaí, sus reliquias fueron inventadas hacia el 800 y se veneran en el monasterio de Santa Catalina de rito ortodoxo autónomo, muy famoso por conservar valiosos códices y escrituras con textos fundamentales para conocer la historia primitiva del cristianismo. En la Iglesia oriental se representó mucho el icono de la Virgen de la Zarza Ardiente, proveniente del monasterio de Santa Catalina. Se dice que en el siglo XI un monje llevó a Ruán (Rouen) parte de las reliquias de la santa en agradecimiento de las limosnas anuales del duque de Normandía.

En la Antigüedad se practicaron varias formas de suplicio utilizando ruedas. La más conocida era la ejecutada en Europa Norte desde la alta Edad Media hasta el siglo XVIII. Después de descoyuntar y machacar las articulaciones de las extremidades, el reo era elevado sobre una rueda horizontal sostenida por un tronco que hacía de eje, para dejarlo agonizar de manera muy dolorosa. La rueda de tortura es una de las formas más crueles de suplicio.

El culto de Santa Catalina se expandió a Occidente durante las Cruzadas y fue muy popular durante el Medievo, muchos gremios de artesanos la tomaron como patrona, en especial quienes tenían que trabajar con ruedas, como alfareros, carreteros y molineros. Algunas representaciones de artilugios rodantes dieron incluso nombre a una rueda de reloj, también los fuegos artificiales en forma de rueda ardiente son llamados fuegos de Santa Catalina.

Muchos curanderos y saludadores populares la reclamaban como patrona, sobre todo si presentaban en la piel o en la lengua alguna figura congénita en forma de rueda. Esto parece ser un traspaso de la devoción a las antiguas ruedas solares radiantes, inscritas en rocas o estelas, que la gente denominó «Ruedas de Santa Catalina».

Santa Catalina forma parte de los Catorce Santos Auxiliadores y es una de las Cuatro Vírgenes Capitales (<04 diciembre). En Francia es patrona de las costureras, que antiguamente formaban una especie de gremio cuyas cofrades, llamadas catherinettes, solían usar un sortilegio lanzando alfileres o agujas y mirando la disposición de las puntas, leían la respuesta a su pregunta sobre determinada suerte.

● El día de hoy mantuvo siempre una consideración positiva, a pesar de indicar la llegada del más crudo invierno, reflejada en el refranero: «Para santa Catalina, toda madera arraiga», pues noviembre es adecuado para plantar árboles; «Por santa Catalina, nieve en la cocina»; «Por santa Catalina, el frío se afina»; «Por santa Catalina, prevente de leña y harina»; «Por santa Catalina, buena sardina»; «Por santa Catalina, todo su aceite tiene la oliva»; «Por santa Catalina mata tu cochina»; «Por santa Catalina, el gallo con la gallina»; «Viniendo niebla por santa Catalina, año feliz en todo vaticina».

En Rusia comienzan hoy los festejos invernales y la noche es propicia para incubar sueños creativos.