08 Septiembre: Natividad de María

LA ESPIGA DE LA VIRGEN

La estrella Espiga de la constelación Virgen

Constelación Virgo (Virgen) con las estrellas Spica (Espiga), Vindemiatrix (Vendimiadora) y Porrima (Partera)

Por estas fechas en la época clásica greco-romana el sol recorría la constelación Virgen desde la cabeza a los pies y en su trayecto atraviesa la estrella Espiga (Spica, α Vir) que porta la Doncella, pues Virgo se representa como una mujer alada con una gavilla de espigas en la mano. A Espiga se la puede encontrar a partir de la lanza del Carro (Osa Mayor) a través del gran arco que forma con Arturo, el guardián de las Osas. Está muy cerca de la eclíptica, a mitad de camino entre Régulo de León y Antares de Escorpión.

En Mesopotamia se reconocía en la constelación a la diosa Shala, personificación de la besana o «Surco de Siembra» (Absin) representada con la gavilla de espigas, enlazando la siembra con la cosecha. Su origen parece estar en la Gran Madre, cuyo icono neolítico más antiguo aparece en Anatolia, una de sus herederas fue Cibeles.
La Virgen del zodíaco griego alude a la Hija de la Madre, la Doncella o Virgen (Kore o Parthene) del mito de Deméter y Perséfone, cuyos misterios culminaban con la exhibición de una espiga de trigo, quizá anunciando el final de la cosecha, en sentido naturalista, o la obtención del fruto espiritual en sentido místico. Aunque siempre fue simplemente Virgen, los mitógrafos le adjudicaron muchas advocaciones: Ceres, Astrea, etc. Arato la identificó con Justicia, una de las Tres Horas, y de ahí se cree que surgió la Balanza (constelación Libra), sustituta de las pinzas de Escorpión.
La relación de Virgo con las cosechas también se da con su estrella Vendimiadora (Vindemiatrix, e Vir) que como su nombre indica marcaba el inicio de la vendimia. Esta estrella en los textos medievales, por su proximidad a la constelación Leo, fue llamada «Cola de León» (Leonis cauda), quizá por confusión con Denébola (β Leo), que significa lo mismo, o por alargar el rabo al León.
Una tercera estrella de Virgo con nombre latino es Porrima (γ Vir), una de las comadronas ayudantes de Carmenta, diosa del parto de los bebés y de las palabras oraculares que surgen de seres de otros mundos a través de los adivinos (<11 enero).
Durante la época clásica, en pleno trayecto del sol por el signo Virgo del zodíaco, hacia mediados de agosto tenían lugar: el ocaso vespertino de Espiga y el orto matutino de Vendimiadora (<15 agosto). A Hiparco le llamó la atención la relación alterada de las fechas de Espiga con el sol al cotejar las fuentes caldeas con las de su época, motivo inicial que le llevaría a postular la Precesión de los Equinoccios (<27 agosto).

Calendario de Espiga (Spica, α Vir). Latitud 37º N.

AñoAutomdiaort matocs matort vespocs vesp
201923 sep31 oct11 abr15 abr19 sep
-30027 sep02 oct13 mar17 mar21 ago
-3.00016 oct15 sep25 feb29 feb07 ago
Ortos y ocasos de Espiga con referencia al Equinoccio de Otoño

Signo de Tanit

Descendiente de las diosas de fertilidad orientales (Anat, Astarté), todas ellas vírgenes y madres, Tanit predominó entre los cartagineses y en las zonas de su influencia cultural, asimilada a diosas locales, p. ej. en Cerdeña y la Cultura Ibérica. Su compañero fecundador era el Señor de Amanus (Baal Hammon), ambos coinciden en primavera con su ritual de primicias de cosecha, con el orto vespertino de Espiga.

Signo de Tanit

Su esquema icónico o signo de Tanit es muy parecido a las típicas imágenes de nuestra tradición de la Virgen María en su tendencia a adoptar forma cónica, cuando en época barroca fueron vestidas con basquiña según la moda de las damas cortesanas. Tanit aparece con un esbozo de cabeza circular y los brazos alzados mostrando una espiga y una serpiente o caduceo. A veces se le añaden alas, un creciente lunar o una estrella.
Algunos estudiosos creen que Tanit estuvo estrechamente ligada a la constelación Virgo y en especial con Espiga. Tanit fue muy representada erguida sobre un león o sentada sobre un trono leonino, temas también orientales, que no dejan de recordar la secuencia de las constelaciones Leo y Virgo. Los romanos dieron a Tanit el apelativo de Celeste (caelestis), acentuando de modo especial su relación con Virgo alada, Luna creciente, planeta Mercurio, y su aspecto de diosa «llorona» por estimular las lluvias primaverales y otoñales, las más beneficiosas en el clima mediterráneo para los agricultores cerealistas.

Natividad de María

Lychnapsia en griego significa «fiesta de las Lámparas». En el Imperio Romano, fue una de las incorporaciones de ritos egipcios adaptados al culto imperial, como fueron también el Navío de Isis (<05 marzo) o la Isia (<24 noviembre). En su origen parece ser que se trataba de ceremonias religiosas para celebrar el cumpleaños de Isis durante el cuarto de los días epagómenos o añadidos del calendario copto (juliano egipcio), o sea el penúltimo día del año (<05 septiembre), que se correspondía con el 12 Agosto en la época de su instauración, alrededor de mediados del siglo I d. C. Los cinco días adicionales eran llamados «Días de la Lámpara». También influyó su relación con otro festival egipcio en fecha próxima, pues el 19 Mesore, último mes copto, se celebraba la fiesta nocturna de las Bodas del Nilo, cuando a la luz de las lámparas se arrojaba al agua del río una estatua de arcilla o Novia del Nilo. Estas ceremonias nocturnas con iluminación de lámparas gozaban de amplia aceptación en todas las culturas antiguas, los romanos las llamaban lampadeia y fosforeia los griegos, en general en relación con Diosas y sus misterios de muerte y renacimiento. En el siglo V, la palabra se usaba en sentido cristiano referido a las lámparas encendidas en las vísperas de los oficios litúrgicos de las fiestas solemnes.

● Las primeras fiestas de María de culto generalizado fueron: Purificación (Candelaria, <02 febrero); Natividad (hoy); y Dormición o Muerte (Asunción, <15 agosto); luego se añadió Anunciación (<25 marzo).
La celebración en esta fecha de la fiesta de la Natividad de María tiene su origen en el nacimiento de Isis durante los días epagómenos del calendario civil egipcio, en plena crecida del Nilo. Los cinco días entre el nacimiento de la Virgen y la imposición de su nombre, María, del 08 al 12 septiembre, así lo señala. Tras la conquista romana, en Alejandría se había instaurado el calendario juliano con la estructura del calendario civil egipcio, ahora con la admisión de años bisiestos y con la fijación del día de Año Nuevo por estas fechas de comienzos de septiembre (<05 septiembre). En las Iglesias Orientales es la fiesta que inaugura el ciclo de las grandes solemnidades litúrgicas, tras el comienzo del año litúrgico el 01 septiembre.
Basada en los Evangelios Apócrifos, esta fiesta siempre estuvo muy relacionada con la luz y el «dar a luz». Se decía que Dios se enamoró de María antes de la creación del mundo y que, antes de que existiera el tiempo, la eligió para que fuera Madre de su Hijo. A María se la hizo proceder en su genealogía de los linajes de Judá y de Leví, es decir reunía en sí las estirpes real y sacerdotal. Se supuso que María nació en Jerusalén, junto a la Puerta y Piscina Probática, donde luego se ubicó la Basílica de Santa Ana. La leyenda admitió que fue consagrada al servicio del Templo y que bordó el velo púrpura y escarlata del tabernáculo (<21 noviembre).
Como muchas de las fiestas marianas, la Natividad de la Virgen se inició en Oriente, probablemente en Jerusalén hacia el siglo V y un siglo después pasó a Constantinopla. A través de viajeros bizantinos llegó a Occidente hacia el siglo VII y fue instituida por el papa Alejandro III en el siglo XII. En el siglo XX fue abolida de las fiestas de precepto. Con relación a la fecha de hoy, se estableció la fiesta de la Inmaculada Concepción de María en el 08 diciembre, suponiendo que el embarazo de Santa Ana había tenido lugar nueve meses antes.

● En la tradición popular, tras la cosecha del verano, por estos días se organizaban muchos mercados, para el intercambio de productos y prepararse para el otoño. En Florencia, de este mercado surgió la costumbre de la Rificolona, cuando los niños llevan linternas de cartón-piedra decoradas cantando y gastando bromas. La Natividad de María estuvo muy ligada a la vendimia y a los próximos frutos de otoño, concentrando la mayor cantidad de advocaciones marianas en este día. En ambientes cultos se destacó el hecho de la coincidencia de la fiesta en el signo zodiacal de Virgo.

Deja un comentario