02 Julio: Canícula egipcia

CANÍCULA EGIPCIA Y SANTOS CANICULARES

CANÍCULA EGIPCIA

La crecida del Nilo se gestaba míticamente en la noche del 11 al 12 de Paini, hacia mitad mitad de primavera, cuando las lágrimas de Isis ante el cadáver de Osiris gestaban las aguas que provocarán la inundación del Nilo. En el antiguo ritual se ofrendaban al río, dulces, frutas, reses sacrificadas, amuletos y también figurillas femeninas. Esto se recordaba como la sustitución del sacrificio de una virgen, vestida de novia, que colocada en el barco sagrado era ahogada en el río. Como recuerdo pervivió la costumbre de no llorar ni compadecerse por las mujeres que se ahogan en el Nilo. Más prosaicamente, dichas aguas, procedentes de las lluvias en las montañas etíopes, iniciaban su crecida a mediados de junio y a fines de mes se desbordaban por las riberas.

Isis Sirio

Hacia el 3300 a. C. (para latitud 30º, Heliópolis – El Cairo), un hecho sideral llamaba la atención: durante el solsticio de verano, después de unos 80 días de no ser vista en el cielo tras su ocaso vespertino (período que hacia el cambio de Era se acortó a 72 días), era cuando tenía lugar el orto matutino de la estrella más luminosa del cielo: Sirio (Sopdet o Sepedet en egipcio, Sothis en griego, Sihor en hebreo). Recordemos que el orto matutino de una estrella es su primera aparición por oriente al amanecer, poco antes de salir el sol. En el calendario sotíaco egipcio la reunión de estos tres hechos servía para marcar el comienzo del año nuevo: estelar (orto matutino de Sirio), solar (Estivadia) y climático (comienzo de la inundación del Nilo y de las grandes calores).

Calendario estelar de Sirio (para latitud 30º N). Stellarium (Observabilidad).

Ortos y ocasos de Sirio en relación con los Solsticios de Verano e Invierno

AñoEstivadiaHiberdiaOrto matutinoOcaso matutinoOrto vespertinoOcaso vespertino
201821 junio21 diciembre07 agosto10 diciembre21 enero26 mayo
124 junio23 diciembre22 julio23 noviembre04 enero10 mayo
-50028 junio26 diciembre21 julio22 noviembre03 enero09 mayo
-100002 julio29 diciembre21 julio20 noviembre02 enero08 mayo
-200010 julio11 enero20 julio17 noviembre31 diciembre05 mayo
-330020 julio15 enero20 julio11 noviembre29 diciembre01 mayo

El orto matutino de Sirio es la Canícula original, en sentido estricto, concepto luego modificado por los griegos. La Precesión de equinoccios hizo que la Canícula, aparición de la estrella del Can o Perro, la brillante Sirio de la constelación del Can Mayor, se fuera retrasando. En la misma latitud, hacia 2000 a. C. ocurría 10 días después de Estivadia, para el 1000 el retraso era de 19 días. En la época clásica griega ocurría unos 33 días tras el solsticio estival (latitud de Atenas, 38º) hacía el 29 julio (según calendario juliano proléptico). Actualmente lo hace en pleno verano, hacia el 14 agosto (latitud 37º, 7 días después que en El Cairo), unos 54 días post-Estivadia. El orto suele ocurrir cuando se encuentra a unos 6º sobre el horizonte, mientras el Sol se sitúa otros tantos 6º por debajo.

Como ocurría en todas las grandes civilizaciones, una importante obligación de los sacerdotes era marcar el comienzo del año, uno de los deberes más sagrados que incumbía a los funcionarios del templo era asegurar una observación permanente de Sirio. El templo de Hathor en Dendera estaba orientado hacia el punto del horizonte por donde aparece la estrella, también en Elefantina el templo de la diosa Satis fue cuidadosamente alineado con Sothis. Este templo, en relación con la inundación anual, estaba situado en un lugar donde las aguas de la crecida podían escucharse antes de resultar visibles en los tramos más bajos del Nilo.

En Egipto, la estrella Sirio evolucionó desde la figura independiente de la diosa Sopdet hasta su identificación con un aspecto de Isis, por su relación con la constelación Orión, asociada pronto con Osiris. El período de 70 ó 72 días de desaparición de Sirio y Orión también se ligó al ciclo de Isis-Osiris. Originalmente parece que fue una Diosa Vaca, pero también se la representó con aspecto canino, procedente del chacal Anubis, señor de los ritos funerarios y del arte de embalsamar y momificar, pues al ser carroñero frecuentaba los cementerios. Astronómicamente el chacal recostado o perro guardián Sirio vigilaba el horizonte occidental de Estivadia y la entrada al Duat o Inframundo, avisando con sus ladridos de la llegada del verano. Su culto parece más arraigado en el Alto Egipto en la ciudad que los griegos llamaron Cinópolis, «Ciudad de los Perros».

Santos caniculares

● El Calendario de Córdoba señala para el 04 julio el orto matutino de Proción, el Can menor, al que llama Sirio norteño (de Siria), en oposición al Sirio austral (de Yemen), el Can mayor, cuyo orto aparece el 17 julio. Durante los 10 días previos a la Canícula los médicos prohibían tomar purgantes.

● Los santos con atributos caniculares se inician por estas fechas y nos acompañarán durante la época más calurosa del año. En los casos más claros, el perro acompañado de fuego o de color rojo aparece en los sueños de las madres embarazadas del futuro santo: San Bernardo de Claraval (<20 agosto) y Santo Domingo de Guzmán (<08 agosto), como indicación de sus personalidades ardientes. En otros casos el can es un compañero del santo: San Roque (<16 agosto); o quedaron como protectores contra la mordedura de perros rabiosos, como San Otón de Bamberg o San Ulrico de Augsburgo, y un poco después San Cristóbal (<10 julio).

● San Otón de Bamberg (1062-1139) (hoy, 02 julio), fue un obispo al servicio del emperador Enrique IV de Alemania, el enemigo del papa reformador Gregorio VII. Por encargo polaco evangelizó Pomerania en acciones precedidas y seguidas por la violencia armada del duque Boleslao IV de Polonia y, cuando se terciaba, con exterminios masivos de paganos. Su obra se desarrolló entre las destrucciones de ídolos y templos paganos, y las revueltas populares contra estas conversiones forzadas. Un anticipo de la misma actitud violenta con la que actuarían más tarde los caballeros Teutónicos. De los informes de Otón se ha extraído información sobre las costumbres y religiones autóctonas. En la tradición popular permaneció como sanador de fiebres, locuras y mordeduras de perros rabiosos.

● San Ulrico de Augsburgo (890-963) (04 julio), fue estudiante en el monasterio de San Galo y discípulo de San Adalberto de Augsburgo (909) (09 octubre), de quien fue uno de sus sucesores en el obispado de la ciudad, continuando su política de mecenazgo cultural. Llevó la reforma de Cluny a Alemania y mandó que fuese enterrado junto al sepulcro de Santa Afra (<01 abril). Con el poder redoblado de ambos santos, junto a la tumba empezaron a ocurrir milagros de curación y su culto se propagó rápidamente por Alsacia y los Países Bajos, desde donde acudían a la sepultura multitudes de enfermos, en especial aquellos que sufrían de tuberculosis o habían sido mordidos por perros rabiosos.

En Augsburgo un obispo anterior, San Sintpert (807) (13 octubre), sobrino de Carlomagno, había embellecido la basílica de Santa Afra y cuyo sepulcro aún allí se conserva. Destacó por un milagro post-mortem al conseguir devolver sano y salvo a un niño raptado por un lobo. Es patrón de los barqueros y tejedores de redes del río Lech.

● San Seznio (Sezny en bretón, Sithney en inglés, 529) (04 agosto), desarrolló su actividad entre la Bretaña armoricana y Cornualles. Es patrón de muchachas casaderas y protector contra los perros rabiosos.